Ir al contenido principal

Babette Cole y las sartenes inteligentes

El primer libro que leí de Babette Cole fue Mamá puso un huevo y me enamoré. Unos niños, asustados ante las tonterías que contestan sus padres cuando les preguntan de dónde vienen los niños, deciden explicarles la verdad, pizarra en mano. Una vez superado el complejo que nos obliga a mentir a los niños, a tratarlos como si fueran tontos, hacían falta libros que nos ridiculizaran un poco a los adultos. Más que nada, para que no caigamos otra vez en lo mismo y para que, si nos preguntan de dónde vienen los niños, lo pensemos dos veces antes de contestar que vienen de París, que los trae la cigüeña o que los hemos cocinado en el horno con mucho amor. Especialmente recomendable la página central doble, casi un Kamasutra inocente e infantil delicioso.

Después cayó en mis manos Mamá no me contó y tengo que reconocer que pasé un rato divertidísimo descubriendo los secretos que los niños querrían descubrir, según criterio de la autora.

Pero siempre que he hablado de Babette Cole con otros lectores, que he buscado información por internet o leído entrevistas de la autora o sobre la autora, encuentro una voz que se levanta enfadadísima porque los libros de Cole no resuelven las dudas de los niños, no dan una visión clara y realista sobre el sexo, la adopción o la utilidad del ombligo. Y entonces yo me enfado más aun que esas voces porque me sigue sorprendiendo que los padres y los educadores nos empeñemos en delegar nuestras funciones en los libros. Mamá puso un huevo puede ayudarnos a hablarles de sexo, puede servir como apoyo para explicar el complejísimo proceso de la vida, pero no nos sustituye. Nadie debería intentar resolver las dudas de un niño de cuatro años (ni de seis, ni de ocho…) largándole un libro. Cargar contra Babette Cole es tan absurdo y tan injusto como lo sería enfadarse con una sartén porque no nos hace la comida sola. Si mi sartén es buena, será más fácil cocinar, simplemente.

Esta semana he leído La princesa listilla y me ha encantado. Niñas del mundo, no necesitáis un príncipe. Niños del mundo, porque esta vez no se trata de una cuestión sexista, vosotros tampoco tenéis que uniros de por vida a una princesa. He leído varios álbumes que defienden el derecho a elegir pareja, sea del mismo sexo o de sexo diferente, libros que defienden al blanco con el negro, a la hormiga con el elefante, a dos pingüinos macho que deciden ser padres… Pero no conocía, que no digo que no lo haya sino que yo no lo conocía, un cuento que defendiese el derecho a estar solo, a ser feliz sin vivir en pareja. Seguro que no tardo en escuchar a alguien enfadado porque Babette Cole está en contra de la felicidad en pareja, ay.

Papás, mamás, educadores: no demonicéis los libros de Babette Cole (ni de ningún otro autor). Usadlos, estrujadlos, exprimidlos, disfrutadlos, pero tampoco esperéis que ellos ocupen vuestro lugar. Elegid una buena sartén y suerte en los fogones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuando el nombre es más que un nombre

Me llamo Esperanza. Esperanza Teresa, para ser exactos. Pero desde que era bien pequeña he sido Chiki para todos los que me rodean. Cómo llegamos a eso es una historia sencilla: mi madre también se llama Esperanza y generaba demasiadas confusiones así que, en casa, empecé a ser La Chiqui (lo de la k lo añadí en algún momento rebelde de la adolescencia).

Maravillosa caligrafía de Gabriella Campbell
Un nombre es solo un conjunto de fonemas. Juan. María. Ana. Roberto. Eustaquio. Tarquisio. Aída.
Holden.
Holden Caulfield.
Y aun siendo solo un conjunto de fonemas, algunos nombres tienen la capacidad de identificar unívocamente a un personaje. Harry Potter. Ana Karenina. Alonso Quijano. Manolito Gafotas. Gregor Samsa. Aureliano Buendía. Gandalf. Phileas.
El nombre, nombre propio, no lo olvidemos, debería identificarnos y, de igual forma, debería identificar a nuestros personajes. No todos los personajes que aparecen en todas las novelas tienen nombres irrepetibles, pero merece la pena dedicar…

El pirata Roberts, Sherezade y el Storytelling

La primera vez que vi La Princesa prometida, me enamoré del pirata Roberts. No de Cary Elwes (que también) sino de la idea de un personaje que está por encima de quien lo representa, no importa quién se esconda detrás del antifaz negro, sino la leyenda que arrastra el nombre, el miedo que provoca. El misterio. 
Vale, paro un segundo. 
Si no habéis leído o visto La Princesa prometida no sabéis de lo que estoy hablando. Roberts es un pirata invencible, un hombre al que todos temen. Pero lo cierto es que detrás de ese nombre se esconde una hilera interminable de hombres que han pirateado durante un tiempo, se han retirado llegados a esa edad en la que a todos nos apetece desaparecer en isla de clima estable, cocos con banderitas y cofres llenos de oro. Y otro, más joven, más hambriento, con menos oro en los bolsillos, ocupa su lugar y toma su nombre. Wesley cae preso en el barco del Roberts del momento y el pirata, sabe Dios por qué, decide no matarlo, por si sirve para el relevo. Tal es m…

Contar sílabas

Esta semana me he encontrado, por casualidad, con la imagen de la fotografía. Después, casi por casualidad o por una cadena de respuestas, me han enviado la misma imagen, pero en español. Y sí, me gusta. Me encanta. El ritmo es importante (importantísimo) en la prosa y cuantas más veces y de más formas diferentes nos lo digan, mejor. Pero me he pasado el fin de semana pensando que hay algo que no me convence y después de largas noches de insomnio (o de pensarlo un ratito) he llegado a la conclusión de que los hispanoparlantes y los angloparlantes no solo nos diferenciamos en el color del pelo.
Puede que caigan sobre mí cien mil expertos en ritmo (o cualquiera que sepa un poco más que yo, que es fácil) y todo el gremio de traductores, pero el español, en mi oído, marca el ritmo por el número de sílabas más que por el número de palabras.
Nos gustan los octosílabos. Tal vez sea por los romances, tal vez por las serranillas. O porque al pensar cantamos, vaya usted a saber por qué, el c…