Ir al contenido principal

Libros, adolescencia y decisiones

He tenido unos días de vacaciones y he aprovechado para leer al menos una docena de libros destinados a adolescentes y escritos por autores españoles. Unos me han gustado más, otros menos, pero casi todos me han dejado la sensación de que me hubiera gustado tener algo así en las manos a mis dieciséis años.

Durante muchos años, la literatura infantil ha sido un vehículo adoctrinante, una forma de mostrar a los lectores las consecuencias, siempre negativas, de tomar decisiones diferentes a las que la sociedad del momento marcara como acertadas. Si no te portas bien, te crecerán orejas de burro; si mientes, te crecerá la nariz… Poca literatura juvenil había, pero la mayoría también apuntaba en esta dirección. No teníamos en España, o yo no lo conocía, un Holden Caulfield. Hace cosa de un año me encontré con la novela , de Charles Benoit, que aparte de tener un narrador estupendo, muestra que cada decisión tiene consecuencias, pero en ningún caso juzga o alecciona, solo lo constata. Un Caulfield del siglo XXI. Y esa novela me provocó por primera vez la sensación de envidia hacia los adolescentes actuales.

En La lluvia en París, de Lorenzo Silva, una chica de dieciséis años acepta irse a París para participar como actriz protagonista en un película, pero el sueño se convierte en algo cercano a una pesadilla. Parece un argumento tópico, una historia mil veces contada, pero no transmite un mensaje negativo sobre el mundo del cine y la fama, ni siquiera sobre los peligros de crecer demasiado pronto. Solo pone de manifiesto que las decisiones que tomamos marcan lo que vendrá después y que la vida está hecha de pequeñas elecciones, no de una única.

El cuaderno de Aroha, de Francesc Miralles, cuenta la historia de un chico depresivo que encuentra un diario escrito por una chica misteriosa. Toma decisiones, claro, y estas le van llevando de un lugar a otro. No son acertadas o equivocadas, son las suyas. La comunicación, la autoexigencia, las expectativas... acompañan cada elección y la motivan. En algunos casos el protagonista se deja asesorar, en otras no, pero ninguna de las dos opciones aparece como la correcta, la que el lector debe imitar para conseguir la felicidad y el éxito. Y una vez más, no se trata de una única decisión que marca para siempre el futuro del protagonista, sino de un cúmulo de ellas que además se pueden cambiar si el resultado no es el esperado. Es decir, el protagonista, como cualquier adolescente, tiene derecho a equivocarse sin que su vida se eche a perder para siempre.

La literatura juvenil en España está en alza, o a mí me lo parece fruto de esa envidia de la que hablaba al principio. Se publican muchos textos, la temática es variada, se arriesga en las formas. Y, sobre todo, se tiene en cuenta al lector. La adolescencia, entre otras muchas cosas, supone tomar decisiones sin dejar esa responsabilidad en manos del adulto. Y está bien que la literatura muestre ese proceso con sus placeres y sus amarguras para que el lector sepa que esa montaña rusa en la que vive no es algo extraño ni malo ni equivocado. Y que no es el único que lo experimenta.

Comentarios

  1. pues aprovechando que este verano me he leído una novela de juvenil, lo mismo me animo y sigo las recomendaciones, será cuestión de probar. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tomarte el trabajo de dejar tus impresiones sobre esos libros, además tan bien expresadas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cuando el nombre es más que un nombre

Me llamo Esperanza. Esperanza Teresa, para ser exactos. Pero desde que era bien pequeña he sido Chiki para todos los que me rodean. Cómo llegamos a eso es una historia sencilla: mi madre también se llama Esperanza y generaba demasiadas confusiones así que, en casa, empecé a ser La Chiqui (lo de la k lo añadí en algún momento rebelde de la adolescencia).

Maravillosa caligrafía de Gabriella Campbell
Un nombre es solo un conjunto de fonemas. Juan. María. Ana. Roberto. Eustaquio. Tarquisio. Aída.
Holden.
Holden Caulfield.
Y aun siendo solo un conjunto de fonemas, algunos nombres tienen la capacidad de identificar unívocamente a un personaje. Harry Potter. Ana Karenina. Alonso Quijano. Manolito Gafotas. Gregor Samsa. Aureliano Buendía. Gandalf. Phileas.
El nombre, nombre propio, no lo olvidemos, debería identificarnos y, de igual forma, debería identificar a nuestros personajes. No todos los personajes que aparecen en todas las novelas tienen nombres irrepetibles, pero merece la pena dedicar…

El pirata Roberts, Sherezade y el Storytelling

La primera vez que vi La Princesa prometida, me enamoré del pirata Roberts. No de Cary Elwes (que también) sino de la idea de un personaje que está por encima de quien lo representa, no importa quién se esconda detrás del antifaz negro, sino la leyenda que arrastra el nombre, el miedo que provoca. El misterio. 
Vale, paro un segundo. 
Si no habéis leído o visto La Princesa prometida no sabéis de lo que estoy hablando. Roberts es un pirata invencible, un hombre al que todos temen. Pero lo cierto es que detrás de ese nombre se esconde una hilera interminable de hombres que han pirateado durante un tiempo, se han retirado llegados a esa edad en la que a todos nos apetece desaparecer en isla de clima estable, cocos con banderitas y cofres llenos de oro. Y otro, más joven, más hambriento, con menos oro en los bolsillos, ocupa su lugar y toma su nombre. Wesley cae preso en el barco del Roberts del momento y el pirata, sabe Dios por qué, decide no matarlo, por si sirve para el relevo. Tal es m…

Contar sílabas

Esta semana me he encontrado, por casualidad, con la imagen de la fotografía. Después, casi por casualidad o por una cadena de respuestas, me han enviado la misma imagen, pero en español. Y sí, me gusta. Me encanta. El ritmo es importante (importantísimo) en la prosa y cuantas más veces y de más formas diferentes nos lo digan, mejor. Pero me he pasado el fin de semana pensando que hay algo que no me convence y después de largas noches de insomnio (o de pensarlo un ratito) he llegado a la conclusión de que los hispanoparlantes y los angloparlantes no solo nos diferenciamos en el color del pelo.
Puede que caigan sobre mí cien mil expertos en ritmo (o cualquiera que sepa un poco más que yo, que es fácil) y todo el gremio de traductores, pero el español, en mi oído, marca el ritmo por el número de sílabas más que por el número de palabras.
Nos gustan los octosílabos. Tal vez sea por los romances, tal vez por las serranillas. O porque al pensar cantamos, vaya usted a saber por qué, el c…