miércoles, 25 de septiembre de 2013

Una bruja está borrando la ciudad

Me cuesta recomendar los libros de mis amigos porque siempre temo que, quien lo lea o lo oiga, pueda pensar que lo hago movida por la amistad más que por la calidad del libro. Me ocurre también con los textos que elijo para mis cursos, pero tampoco es justo que los deje pasar precisamente por ese temor.

Este sábado, 28 de septiembre, a las 12 del mediodía, mi amiga Raquel Míguez presenta su libro Una bruja está borrando la ciudad, de la editorial Dylar, en Liberespacio, una librería infantil de la que me he enamorado.

Las historias de brujas siempre me han encantado, sobre todo cuando esas brujas viven entre nosotros y dejan en las manos de un chaval muy imaginativo la salvación del mundo. Todos necesitamos superhéroes, nuestros niños también, y a veces esos héroes no llevan capa y aunque se hagan llamar Peter Parker y sueñen con librarse de la pandilla de matones que los acosan en el colegio, son niños normales, como cualquiera de nuestros lectores. Me encantan los libros que permiten la empatía, que dejan al lector soñar con librarse de sus propios matones, conocer a dos brujas y salvar el mundo mientras los mayores viven en la ignorancia porque no tienen tiempo ni capacidad de observación para darse cuenta de lo que ocurre en su propia ciudad.

Las presentaciones de libros infantiles son mucho más divertidas que las de libros de literatura general. Involucran a los chavales, juegan con ellos y les animan a crear sus propias historias. No me cuesta recomendar este libro aunque su autora sea mi amiga y no me cuesta nada, pero nada en absoluto, recomendar la presentación porque sé que cualquiera que vaya, pasará un rato estupendo.

3 comentarios:

  1. Como he estado enajenada, no había leído esto. Gracias, jefa. Me siento tan, tan, tan halagada...

    ResponderEliminar
  2. Ha sido una presentación divertidísima. Pero yo ya lo sabía porque soy un poco bruja :-) (Sigo mirando al cielo por si llueven gominolas)

    ResponderEliminar
  3. Preciosa reseña, Chikiesperanza. Lástima no haber estado con vosotras en esa presentación.
    "Las presentaciones de libros infantiles son mucho más divertidas que las de libros de literatura general". Totalmente de acuerdo: las presentaciones de libros de mayores son súper aburridas :-)
    No sé... Voy a sacar la mano por la venta, a ver si pillo un osito de goma de naranja, un par de zarzamoras (roja y negra) o una botella de Coca-Cola.
    Besos a las dos.

    ResponderEliminar