Ir al contenido principal

Billie, de Anna Gavalda

Dudaba si traer este libro aquí, a un blog de literatura infantil y juvenil. Mil millones de veces, como poco, me han oído mis alumnos decir que un protagonista infantil no equivale a una historia infantil y que pasa lo mismo con los adolescentes. Pero es que la historia de Billie y Franck reivindica a los adolescentes que no escriben frases románticas en los puentes, que no regalan rosas, que no se besan con una puesta de sol a las espaldas. Y que, aún así, luchan por ser felices. La historia de Billie y Franck nos cuenta que la vida a los quince años puede ser un asco y que la mayoría de las veces no hay una escena romántica que lo arregle todo y aun así hay que seguir viviendo. Sí, definitivamente creo que muchos adolescentes apreciarán esta novela.

No me gusta que un libro lleve por título un nombre propio, porque no me dice nada. Pero después de leerlo sé que no había otro posible. Como Matilda, de Roald Dahl, porque su protagonista lo es todo. Cuenta sus acciones, sus decisiones, sus errores y sus aciertos. Pero el libro es Billie. Como pocas veces pasa, la voz de la narradora está por encima de la historia que cuenta, no al lector, sino a una estrella. Porque la novela empieza con la chica y su amigo tirados en mitad de un bosque, él herido grave y ella muerta de miedo. Una escena que no podía ser más estática y a la que la narración vuelve una y otra vez, para que no se nos olvide, y en la que apreciamos un mínimo gesto, el movimiento de un brazo, un mano que responde a un apretón como avance narrativo. Mientras pasa la noche, Billie va recordando la vida de los dos en voz alta, para que la buena estrella que tiene que protegerlos lo oiga y se dé cuenta de que vale la pena volverlos a salvar. Y yo mientras quiero decirle a la estrella que sí, que les dé otra oportunidad, que si no ve que se lo han ganado.

Habla y habla, más con ella misma que con la estrella. Cuenta que el nombre de ambos, Franck y Billie, se lo deben a la música y las canciones no desaparecen ya en el resto del libro. Como buen monólogo la historia nos llega de forma un poco caótica, a base de imágenes sueltas, de escenas elegidas que resumen años de amistad. Pero el chico está inconsciente y ella no quiere vivir sin él. He ahí la tensión: Billie se dejará morir si él no despierta al amanecer. No lo dice, al menos no explícitamente, pero yo lo sé, he notado la decisión en su voz. Me preocupaba un poco, porque a las pocas páginas ya quería que el libro me gustase, que se parecía bastante a una historia de amor mil veces contada, pero entonces Billie me ha dicho que Franck es homosexual. Chapó por la autora que no va a lo fácil, que no quiere lectores adivinos que saben desde la primera línea cómo acabará el libro.

Unas veces elige la primera persona, otras la segunda, a veces incluso el formato teatral. Pero cada uno de estos giros está justificado, a veces incluso explicado. Y apela a mi memoria, a las canciones que conozco, a los libros que he leído (Peter Pan, El Principito) y a los que no: Con el amor no se juega, del francés Alfred de Musset. Es, de hecho, esta obra teatral del Romanticismo la que da un hilo a la narración caótica de la protagonista.

No quiero contar nada, no quiero destripar nada. Solo señalar que la voz de la narradora hace que merezca la pena leer el libro, que hubiera sido fácil recrearse en las partes más oscuras de la vida de la protagonista y apelar a la fibra sensible del lector, pero no lo hace. Que aparecen candados cerrados en un puente, con las iniciales escritas, pero ningún lector va a ir corriendo a poner su propio candado cuando termine la novela. Como mucho, hará como yo: buscar información sobre el libro y después sobre la autora, comprobar si Alfred Musset existe y si escribió la obra de teatro romántica Con el amor no se juega. Y venir a lamentarse después por no haber leído nada de Anna Gavalda antes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuando el nombre es más que un nombre

Me llamo Esperanza. Esperanza Teresa, para ser exactos. Pero desde que era bien pequeña he sido Chiki para todos los que me rodean. Cómo llegamos a eso es una historia sencilla: mi madre también se llama Esperanza y generaba demasiadas confusiones así que, en casa, empecé a ser La Chiqui (lo de la k lo añadí en algún momento rebelde de la adolescencia).

Maravillosa caligrafía de Gabriella Campbell
Un nombre es solo un conjunto de fonemas. Juan. María. Ana. Roberto. Eustaquio. Tarquisio. Aída.
Holden.
Holden Caulfield.
Y aun siendo solo un conjunto de fonemas, algunos nombres tienen la capacidad de identificar unívocamente a un personaje. Harry Potter. Ana Karenina. Alonso Quijano. Manolito Gafotas. Gregor Samsa. Aureliano Buendía. Gandalf. Phileas.
El nombre, nombre propio, no lo olvidemos, debería identificarnos y, de igual forma, debería identificar a nuestros personajes. No todos los personajes que aparecen en todas las novelas tienen nombres irrepetibles, pero merece la pena dedicar…

El pirata Roberts, Sherezade y el Storytelling

La primera vez que vi La Princesa prometida, me enamoré del pirata Roberts. No de Cary Elwes (que también) sino de la idea de un personaje que está por encima de quien lo representa, no importa quién se esconda detrás del antifaz negro, sino la leyenda que arrastra el nombre, el miedo que provoca. El misterio. 
Vale, paro un segundo. 
Si no habéis leído o visto La Princesa prometida no sabéis de lo que estoy hablando. Roberts es un pirata invencible, un hombre al que todos temen. Pero lo cierto es que detrás de ese nombre se esconde una hilera interminable de hombres que han pirateado durante un tiempo, se han retirado llegados a esa edad en la que a todos nos apetece desaparecer en isla de clima estable, cocos con banderitas y cofres llenos de oro. Y otro, más joven, más hambriento, con menos oro en los bolsillos, ocupa su lugar y toma su nombre. Wesley cae preso en el barco del Roberts del momento y el pirata, sabe Dios por qué, decide no matarlo, por si sirve para el relevo. Tal es m…

Contar sílabas

Esta semana me he encontrado, por casualidad, con la imagen de la fotografía. Después, casi por casualidad o por una cadena de respuestas, me han enviado la misma imagen, pero en español. Y sí, me gusta. Me encanta. El ritmo es importante (importantísimo) en la prosa y cuantas más veces y de más formas diferentes nos lo digan, mejor. Pero me he pasado el fin de semana pensando que hay algo que no me convence y después de largas noches de insomnio (o de pensarlo un ratito) he llegado a la conclusión de que los hispanoparlantes y los angloparlantes no solo nos diferenciamos en el color del pelo.
Puede que caigan sobre mí cien mil expertos en ritmo (o cualquiera que sepa un poco más que yo, que es fácil) y todo el gremio de traductores, pero el español, en mi oído, marca el ritmo por el número de sílabas más que por el número de palabras.
Nos gustan los octosílabos. Tal vez sea por los romances, tal vez por las serranillas. O porque al pensar cantamos, vaya usted a saber por qué, el c…