Ir al contenido principal

Flores de sombra, de Sofía Rhei


Después de reclamar mi derecho a abandonar la lectura si un libro no me satisface y, gracias a ello, de haber abandonado cuatro o cinco libros en un par de semanas, me he topado con Flores de sombra, de Sofía Rhei y he hecho las paces con mi yo lector. No había leído nada de esta autora antes (ya me flagelo yo, tranquilos) pero me ha gustado su forma de escribir, su prosa nada artificial, su respeto por el lector y por la historia. Y me ha enganchado en las cinco primeras páginas. Y todo eso sin inventar la rueda, contando lo que otros han contado antes, recurriendo a estructuras que ya estaban en la literatura antes de que ella o yo naciésemos. Pero contándolo muy bien.

Pon a un adolescente caprichoso y egoísta en un mundo aburrido, gris, incómodo y dale una puerta a un mundo diferente, fantástico, en el que otros seres se juegan la vida, con un malo malísimo y un bueno que vive para los demás y es capaz de sacrificarse por el bien ajeno. Puede ser un armario, una cueva, un laberinto o un jardín alucinante. El resultado siempre será el mismo: el adolescente aprecia lo que tiene, deja de ser tan caprichoso, a veces incluso se enamora… Y, sobre todo, vive una aventura que lo cambia para siempre.

En Flores de sombra ese mundo mágico es tan atractivo que cualquier lector desearía encontrar la puerta por la que se accede. No recurre al imaginario de personajes fantásticos que todos conocemos, sino que crea los suyos y los presenta sin miedo, sin explicaciones innecesarias. Como deben presentarse, vaya. Y es valiente, porque no pretende que su aspecto los defina, no hay buenos guapos y malos feos, que es algo en lo que muchos escritores caen de manera inconsciente. De hecho, los buenos también son a veces egoístas o engañan para protegerse y los malos llegan a dudar o a cambiar de bando.

Tenía la sensación de que esta novela daba para mucho más y entonces he visto que hay una segunda parte. Cuando digo que daba para más quiero decir que hay hilos sin cerrar, elementos que me han llamado la atención y de los que después no he vuelto a saber nada. Son detallitos, pero tengo la mala costumbre de fijarme mucho en ellos. La protagonista y su madre viven en un caserón antiguo, destartalado, como las mansiones de las historias de miedo y encima la chica lo pinta de negro. Pero ya, no va a más. Un personaje dice a otro que siempre cocina los ingredientes de dos en dos y yo espero que eso quiera decir algo, que sea un rasgo de la cocinera que nos lleve a otro lugar. Pero no, en esta novela al menos, no.

En fin, que os recomiendo la lectura. Que apuesto mi hacienda a que no vais a abandonar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuando el nombre es más que un nombre

Me llamo Esperanza. Esperanza Teresa, para ser exactos. Pero desde que era bien pequeña he sido Chiki para todos los que me rodean. Cómo llegamos a eso es una historia sencilla: mi madre también se llama Esperanza y generaba demasiadas confusiones así que, en casa, empecé a ser La Chiqui (lo de la k lo añadí en algún momento rebelde de la adolescencia).

Maravillosa caligrafía de Gabriella Campbell
Un nombre es solo un conjunto de fonemas. Juan. María. Ana. Roberto. Eustaquio. Tarquisio. Aída.
Holden.
Holden Caulfield.
Y aun siendo solo un conjunto de fonemas, algunos nombres tienen la capacidad de identificar unívocamente a un personaje. Harry Potter. Ana Karenina. Alonso Quijano. Manolito Gafotas. Gregor Samsa. Aureliano Buendía. Gandalf. Phileas.
El nombre, nombre propio, no lo olvidemos, debería identificarnos y, de igual forma, debería identificar a nuestros personajes. No todos los personajes que aparecen en todas las novelas tienen nombres irrepetibles, pero merece la pena dedicar…

El pirata Roberts, Sherezade y el Storytelling

La primera vez que vi La Princesa prometida, me enamoré del pirata Roberts. No de Cary Elwes (que también) sino de la idea de un personaje que está por encima de quien lo representa, no importa quién se esconda detrás del antifaz negro, sino la leyenda que arrastra el nombre, el miedo que provoca. El misterio. 
Vale, paro un segundo. 
Si no habéis leído o visto La Princesa prometida no sabéis de lo que estoy hablando. Roberts es un pirata invencible, un hombre al que todos temen. Pero lo cierto es que detrás de ese nombre se esconde una hilera interminable de hombres que han pirateado durante un tiempo, se han retirado llegados a esa edad en la que a todos nos apetece desaparecer en isla de clima estable, cocos con banderitas y cofres llenos de oro. Y otro, más joven, más hambriento, con menos oro en los bolsillos, ocupa su lugar y toma su nombre. Wesley cae preso en el barco del Roberts del momento y el pirata, sabe Dios por qué, decide no matarlo, por si sirve para el relevo. Tal es m…

Contar sílabas

Esta semana me he encontrado, por casualidad, con la imagen de la fotografía. Después, casi por casualidad o por una cadena de respuestas, me han enviado la misma imagen, pero en español. Y sí, me gusta. Me encanta. El ritmo es importante (importantísimo) en la prosa y cuantas más veces y de más formas diferentes nos lo digan, mejor. Pero me he pasado el fin de semana pensando que hay algo que no me convence y después de largas noches de insomnio (o de pensarlo un ratito) he llegado a la conclusión de que los hispanoparlantes y los angloparlantes no solo nos diferenciamos en el color del pelo.
Puede que caigan sobre mí cien mil expertos en ritmo (o cualquiera que sepa un poco más que yo, que es fácil) y todo el gremio de traductores, pero el español, en mi oído, marca el ritmo por el número de sílabas más que por el número de palabras.
Nos gustan los octosílabos. Tal vez sea por los romances, tal vez por las serranillas. O porque al pensar cantamos, vaya usted a saber por qué, el c…