Ir al contenido principal

Una tarta de manzana llena de esperanza

¿Se puede odiar a un personaje de novela? Definitivamente, sí. Paloma Nosequemás, te odio. Odio tu pelo rubio sedoso, tu sonrisa blanca, tus piernas increíblemente perfectas. Y si pensáis que no es bueno odiar así, mejor no leáis Una tarta de manzana llena de esperanza, de Sarah Moore Fitzgerald. Porque Paloma aparece por primera vez en la oración colectiva por su amigo, su mejor amigo según dice el profesor que la presenta, que acaba de suicidarse. Pero Meg, que es quien lo cuenta, cree que ella debería ocupar ese sitio. La segunda vez que la vemos, Paloma vive en la casa de Meg, que se ha ido temporalmente a Nueva Zelanda y ha regresado a toda prisa cuando se ha enterado de la noticia. Una metáfora tan clara que es imposible no verla.

Oscar es un chico estupendo, capaz de hacer felices a quienes lo rodean cocinando para ellos unas tartas de manzana que albergan la magia de todo lo que se hace con amor y con el deseo de agradar. Pero un día decide acabar con todo, se sube a su bicicleta, pedalea con todas su fuerzas y se lanza al mar. Solo su hermano, Steve, y su mejor amiga, Meg, creen que Oscar sigue vivo y mientras ellos lo crean, lo estará, porque la esperanza (y siento el tópico) es lo último a lo que debemos aferrarnos. Oscar está vivo aunque solo ellos dos lo crean, porque:

"Si queréis saber mi opinión, os diré que conformarse y aceptar la desaparición de una persona es algo muy parecido a un delito. Un insulto a su memoria."

Una historia dulce, tensa e intensa. Sobre todo muy intensa. Y muy bien escrita. Narrada alternativamente por Oscar y Meg, que se van consolidando como narradores a medida que avanza la novela. Reconozco que en las primeras páginas he estado a punto de abandonar la lectura porque no me convencía la voz de Meg. Pero poco a poco el narrador va cogiendo fuerza y confianza, tanto cuando se trata del chico como cuando es ella la que se pone al frente de la narración. Las primeras frases parecían estar unidas a la fuerza, medidas con regla para que encajasen en algún esquema previamente fijado, como si a su autora le hubiese costado trabajo dejar la mano correr. Pero un par de capítulos después las comparaciones se suceden, se amontonan y se empujan. Y esto, que podría provocar una sensación caótica, convierte el texto en una sucesión de imágenes sensoriales (visuales, olfativas, gustativas, táctiles), como si al fin Sarah Morre Fitzgerald hubiese encontrado la confianza para dejarse llevar. Desparecen las líneas, las palabras, la longitud de las frases y solo queda la historia. Pero qué historia.

La contraportada decía que, en la búsqueda de Oscar, tanto Meg como Steve y el propio Oscar aprenden una valiosa lección. Y yo no soy nada amiga de los libros que enseñan lecciones, así que os aviso, por si os pasa como a mí, que no es cierto, que no terminaréis la lectura con la sensación de que nadie ha aprendido nada sino de que, por un ratito, un niño de catorce años y su extraña manía de cocinar tartas para los demás os han hecho un poquito más felices. Leedla. Ya me daréis las gracias después.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuando el nombre es más que un nombre

Me llamo Esperanza. Esperanza Teresa, para ser exactos. Pero desde que era bien pequeña he sido Chiki para todos los que me rodean. Cómo llegamos a eso es una historia sencilla: mi madre también se llama Esperanza y generaba demasiadas confusiones así que, en casa, empecé a ser La Chiqui (lo de la k lo añadí en algún momento rebelde de la adolescencia).

Maravillosa caligrafía de Gabriella Campbell
Un nombre es solo un conjunto de fonemas. Juan. María. Ana. Roberto. Eustaquio. Tarquisio. Aída.
Holden.
Holden Caulfield.
Y aun siendo solo un conjunto de fonemas, algunos nombres tienen la capacidad de identificar unívocamente a un personaje. Harry Potter. Ana Karenina. Alonso Quijano. Manolito Gafotas. Gregor Samsa. Aureliano Buendía. Gandalf. Phileas.
El nombre, nombre propio, no lo olvidemos, debería identificarnos y, de igual forma, debería identificar a nuestros personajes. No todos los personajes que aparecen en todas las novelas tienen nombres irrepetibles, pero merece la pena dedicar…

El pirata Roberts, Sherezade y el Storytelling

La primera vez que vi La Princesa prometida, me enamoré del pirata Roberts. No de Cary Elwes (que también) sino de la idea de un personaje que está por encima de quien lo representa, no importa quién se esconda detrás del antifaz negro, sino la leyenda que arrastra el nombre, el miedo que provoca. El misterio. 
Vale, paro un segundo. 
Si no habéis leído o visto La Princesa prometida no sabéis de lo que estoy hablando. Roberts es un pirata invencible, un hombre al que todos temen. Pero lo cierto es que detrás de ese nombre se esconde una hilera interminable de hombres que han pirateado durante un tiempo, se han retirado llegados a esa edad en la que a todos nos apetece desaparecer en isla de clima estable, cocos con banderitas y cofres llenos de oro. Y otro, más joven, más hambriento, con menos oro en los bolsillos, ocupa su lugar y toma su nombre. Wesley cae preso en el barco del Roberts del momento y el pirata, sabe Dios por qué, decide no matarlo, por si sirve para el relevo. Tal es m…

Contar sílabas

Esta semana me he encontrado, por casualidad, con la imagen de la fotografía. Después, casi por casualidad o por una cadena de respuestas, me han enviado la misma imagen, pero en español. Y sí, me gusta. Me encanta. El ritmo es importante (importantísimo) en la prosa y cuantas más veces y de más formas diferentes nos lo digan, mejor. Pero me he pasado el fin de semana pensando que hay algo que no me convence y después de largas noches de insomnio (o de pensarlo un ratito) he llegado a la conclusión de que los hispanoparlantes y los angloparlantes no solo nos diferenciamos en el color del pelo.
Puede que caigan sobre mí cien mil expertos en ritmo (o cualquiera que sepa un poco más que yo, que es fácil) y todo el gremio de traductores, pero el español, en mi oído, marca el ritmo por el número de sílabas más que por el número de palabras.
Nos gustan los octosílabos. Tal vez sea por los romances, tal vez por las serranillas. O porque al pensar cantamos, vaya usted a saber por qué, el c…